Psicología de la vida cotidiana

En busca del sentido

Publicado el

La vida es una continua lucha por encontrar el sentido y la conexión con nosotros mismos. Por experimentar que pertenecemos a algo, por sentirnos aceptados.

Desde bien pequeños somos capaces de saber qué se espera de nosotros, y es que la imagen que formamos de uno mismo, se construye a partir del otro. De lo que nos dicen, del afecto que nos muestran o no nos muestran, de las interacciones con los mayores.

El mensaje de los que nos rodean termina calando y determinará en muchas ocasiones nuestra seguridad y confianza.

La pregunta quién eres, no es tan fácil de responder. A veces nuestro Yo está tan lejano, que no somos capaces de conectar con él, y si no tenemos claro quiénes somos, será más difícil dirigir nuestro camino hacia lo que queremos.

Cuando sentimos que a las personas que están alrededor, no les gusta algo que es identitario nuestro, o les gustaría que fuéramos de otra manera, se crea un dolor y un agujero que deja huella en la persona. Es muy difícil luchar contra algo así, especialmente cuando estas personas son, familia o amigos.

Crea contradicción y confusión en uno mismo. Puede llegar a ser algo destructivo.

El mayor acto de amor, será siempre, hacer libre a quien quieres. Que de las confusiones lleguen los aprendizajes, que con las decisiones construyamos camino.

Nuestro camino.

Nunca es tarde para luchar por uno mismo. Siempre merece la pena.

No busques que sea el otro el que te sostenga, eres valioso por ti mismo.

Aun así, es en la relación con el otro, con la pareja, con un amigo, cuando nos damos cuenta que hay cosas de nosotros que redescubrimos, y cosas que decidimos modificar. Pero si uno sabe qué quiere y quién es, este cambio, no supone una pérdida, sino una ganancia.

Significa que podemos seguir evolucionando, que no somos rígidos, que nuestra capacidad para crecer no es finita.

Significa que estás abierto a cuestionarte, que no necesitas apoyarte en teorías rígidas para sentirte más seguro, significa que dejas que tus miedos te hablen para que puedas enfrentarlos.

Significa, que gracias a las personas y a las experiencias, te sientes cada día, más vivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *