Uncategorized

El arte, la música y la danza, ¿profesiones de segundo grado?

Publicado el
Hace poco escuché una historia que me inquietó.
Una niña que acudía al médico, fue preguntada qué quería ser de mayor. Ella, ilusionada, contestó: bailarina.
El médico, le dijo: Entonces, mientras yo esté salvando vidas, ¿ tú te dedicarás a entretener a la gente?
A día de hoy, aunque la psicología es mi profesión y es algo que me llena, no ha sido hasta encontrar la manera de conectarla con la danza y la música, cuando ha cobrado realmente sentido.
Imagino que todos somos diferentes, y menos mal. Pero está bien saber qué es lo que a uno le mueve por dentro, y qué le da realmente sentido a su vida.
Sigo escuchando cómo en los colegios a niños con buenas notas les dicen que no malgasten su talento con una carrera de letras o un bachillerato de arte.
Cómo puede ser esto posible.
Por qué no ayudamos a nuestros niños a identificar qué es lo que más conecta con ellos.
Por qué el miedo a veces nos hace cortarle las alas a los que más queremos.
Personalmente, he dado muchas vueltas, he tenido que descubrir quién era para saber qué quería.
He dudado mucho, y a día de hoy aun a veces me pierdo.
En un momento de éstos en los que andaba cuestionándomelo todo, una amiga me dijo:
Ana, no dejes nunca de trabajar con la música, porque yo, a día de hoy, es la única forma que tengo de conectar con mi padre. Apenas habla, y cuando pongo las canciones que le gustan, sonríe, le brillan los ojos, y canta todas sus letras.
Escuchar estas palabras me ayudó a dar sentido a todo mi mundo. Por si tenía dudas, todo comenzó a girar de nuevo.
La vida nos manda mensajes constantemente, y yo, poco a poco voy quitándome los tapones de mis oídos y la venda de mis ojos.
Me da igual cómo la sociedad clasifique las diferentes profesiones. Ser de primera o de segunda sólo está en lo que uno quiera entender.
Para mí, ser de primera siempre estará relacionado con personas valientes.
Personas que dirijan su vida, su profesión y sus pasos, a la búsqueda de lo que les inquieta y les hace crecer.
Así que a esa niña que un día escuchó esas palabras de su médico, yo le diría que siguiera adelante con lo que le hace soñar.
Da igual si hay gente que piensa diferente.
Lo importante es lo que sientas y creas tú.
Así que, si en algún momento tienes dudas, o te cuestionas tus decisiones, no estás solo.
Somos unos cuantos por aquí.
Hasta el sin-sentido tiene un sentido, y cobrará significado, cuando menos te lo esperes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *